CONCESIONES

Las concesiones mineras de agregados o minerales no metálicos

En la foto: Un típico apilamiento de piedra procesada en los predios de una concesión.

Debido al sistema jurídico que nos rige, el dominio del Estado sobre los recursos minerales es claro. Así lo dispone el artículo 1° del Código de Minería, ley 6797, disposición que posee respaldo Constitucional, artículo 121. Este Código, en su artículo 1° dispone que “…el Estado podrá otorgar concesiones para el reconocimiento, exploración, explotación y beneficio de los recursos minerales, conforme con la presente ley…”.

Por lo tanto, una concesión minera es una autorización, otorgada por el Estado a una persona física o jurídica, para extraer minerales como piedra, arena, grava, caliza y otros y comercializarlos. En el apartado siguiente “Qué es una concesión minera” se explica en detalle.

Pese a que el artículo mencionado autoriza que se otorguen concesiones para el reconocimiento, exploración, explotación y beneficio de minerales, el texto de la ley sólo regula los permisos de exploración y las concesiones de explotación, dejando por fuera el reconocimiento (la prospección) y el beneficiamiento (o procesamiento). En otros países, especialmente de América del Sur, al beneficiamiento de materiales se le denomina “chancado” de los minerales. El Reglamento al Código de Minería también omitió reglamentar lo pertinente al reconocimiento y beneficiamiento de los minerales. En esa época se tomó por descontado que el reconocimiento es una fase de la exploración. En cuanto al beneficiamiento, se asumió que quien obtenía la concesión de explotación era quien tenía la potestad y capacidad de beneficiar (se entiende más comúnmente como procesar) los materiales.

Piedras en rio-Mellow Rapp-Dreamstime Stock Photo

© Mellow Rapp | Dreamstime Stock Photos
Las concesiones de agregados son mayoritariamente en ríos o cauces de dominio público, como los denomina la ley.

La rápida evolución de la tecnología ha traído nuevas metodologías como los quebradores portátiles, permitiendo que el beneficiamiento del material lo pueda realizar otro sujeto distinto al concesionario de explotación. También han surgido empresas privadas que contratan con el Estado la construcción y mantenimiento de obras de infraestructura nacional. El Código Municipal obliga a los gobiernos locales a asumir la responsabilidad de construir y mantener las obras públicas que están bajo su jurisdicción (carreteras municipales, parques, aceras, etc.) y al no tener los municipios la capacidad técnica en su gran mayoría recurren a contratar esas obras.

En el año 2001, se realizó una reforma integral al Reglamento al Código de Minería mediante el decreto ejecutivo 29300-MINAE, unificando procedimientos. Regula en forma específica la actividad minera del Estado y sus contratistas y de las municipalidades y sus contratistas. Respetando la jerarquía de las normas, un reglamento no puede ni contradecir ni reglamentar más allá de la ley, por lo que ese reglamento sigue tratando los permisos de exploración y las concesiones de explotación.

La actividad que nos interesa se desarrolla mediante concesiones de explotación, sea en canteras conocidas como TAJOS – algunas legislaciones las llama RAJOS- y en cauces de dominio público, que son los cauces de los ríos.

¿Qué es una concesión minera?

Características de una concesión minera

¿Quiénes pueden obtener una concesión minera?

¿En qué partes del país se puede tramitar una concesión?

¿Cuáles minerales se otorgan en concesión?

¿Cómo obtener una concesión para extraer agregados?

Derechos y Obligaciones del concesionario